Wednesday, January 23, 2013

El cristianismo como religión no salva


El cristianismo como religión no salva


Ese título le puede chocar a muchas personas dirán “yo soy cristiano, ¿cómo es eso de que ser cristiano no salva?”. También añado que ser miembro de una iglesia y tener algún ministerio en ella no es señal de salvación. Con esto no digo que no sean miembros de sus iglesias o que no se atrevan llamarse cristianos pero si deben conocer la diferencia porque aun los impíos dicen que son cristianos.
La realidad es que el cristianismo se ha convertido en una religión más y en muchos casos se ha separado de su propósito original, tener una relación intima con Dios y es aquí donde se hace la diferencia.
Cristianismo como religión = Es buscar a Dios a mi manera, según mi propio criterio (por obras igual a todas las demás religiones que no salvan). Esto es una falsa conversión, muchos de ellos pasaron al altar al hacer el llamado a aceptar a Cristo sin entender lo que implica, otros ni eso han hecho y simplemente se hicieron miembros de una iglesia pensando que eso es todo lo que se necesita. Se caracteriza por no verse el cambio en su vida.
Cristianismo como relación  de Padre e hijo(a)= Buscar a Dios a la manera de Dios y no según mi criterio o el criterio de algún predicador. Por fe y gracia como hijos que se relacionan íntimamente con Dios y hacen su voluntad buscando agradarle en todo por amor a Él. Los que no se conforman con solo ser salvos (o pensar que son salvos) sino que buscan algo más intimo y personal en el Señor y están dispuestos a sufrir y a abandonar lo que les gusta para agradarle. A estos se les nota de inmediato el cambio en sus caras y su forma de hablar y actuar (una verdadera conversión a Cristo).
La advertencia que nos hace Jesús:
No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. Mateo 7:21-23
En Mateo 7:21-23 leemos las palabras de  Jesús sobre el tema. Entiendo que en esta porción de la escritura Jesús nos habla de quienes practicaban el cristianismo como religión y no alcanzaron la salvación. Estos decían “Señor, Señor” pero no hacían la voluntad de Dios y no entraron al reino de los cielos. Luego Jesús habla de personas que tuvieron ministerios en la Iglesia que hasta hacían milagros en su nombre y aun así en el juicio final son condenados cuando les dice “nunca os conocí; apartaos de mi, hacedores de maldad”.  Estos buscaban a Dios a su manera, por obras y no tenían una relación real con Cristo y por eso El les dirá “nunca os conocí”. En lugar de alegar justificación por los meritos de Cristo y el ser limpios por su sangre intentaron justificarse por lo que hacían. Aun si hacían buenas obras y estas buenas obras son el deber los hijos de Dios, estas obras no justifican nuestra entrada al reino de los cielos, es por gracia a través de la fe en Cristo (regalo de Dios) (Romanos 11:6 y Gálatas 2:16). Aun así hacemos estas buenas obras por amor a Él (los que buscan algo más que solo ser salvos).
Entonces nos preguntamos ¿cómo es que podían echar fuera demonios y hacer milagros en el nombre de Jesús y aun así no ser verdaderos hijos de Dios? La palabra de Dios es poder y Dios siempre la honra. La palabra de Dios nunca regresara sin haber causado un efecto, es infalible porque no depende del hombre y puede ser activada por la fe de los que escuchan. Dios usara aun a los “hacedores de maldad” o aun al mismo diablo si es necesario para su propia humillación y para la gloria de Dios, aun las piedras hablaran (Lucas 19:40).
Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié. Isaías 55:11
Durante mucho tiempo he compartido con creyentes que son amigos de diferentes iglesias y algunos de  en donde me he congregado y he notado como al tratar de tocar algunos temas específicos de las escrituras es como si alguna barrera invisible los bloquearan y las palabras les  rebotaran en la cara como cuando se tiene un velo de metal rodeándolos y en una fracción de segundo cambian el tema como si no hubieran escuchado nada. Les diré cuáles son esos temas para que hagan la prueba ustedes mismos vean como ocurre con un gran número de creyentes. Esto no es para juzgarlos ni condenarlos pero si para humildemente orar el interceder por ellos ante Dios para que sean restaurados en amor. Los temas son: santidad, inminente arrebatamiento de la Iglesia, apartarse del pecado y los deseos carnales y relación entre eventos actuales la profecía bíblica y lo por venir. No podrás  ayudarlos con buenos argumentos o discusiones ya que viven en negación y no podrán escuchar y es aquí donde entra el poder de la oración, no debemos entrar en contienda con estos hermanos y amigos. Estos es guerra espiritual, primero ata al hombre fuerte en oración. A muchos de nuestros hermanos a pesar de ser miembros activos de nuestras iglesias el evangelio les sigue siendo encubierto (bloqueado) por el dios de este mundo (satanás) (2 Corintios 4:3-5). Oremos por ellos con humildad sin juzgar ni condenar y por nosotros mismos, cada uno velándose a sí mismo que pensando que estamos firmes no caigamos también (1 Corintios 10:2).

Por Evangelistico Online


No comments:

Post a Comment