Saturday, January 23, 2016

Andar en el Espíritu desata poder y sabiduría

 Estar conectados a Jesús con fe y entrega, nos hace recibir más fuerte y profundo la presencia del Espíritu Santo, que nos capacita con sabiduría y poder sobrenatural para enfrentar nuevos desafíos.


En Hechos 6:9-10 (NTV) dice: “Cierto día, unos hombres de la sinagoga de los Esclavos Liberados —así la llamaban— comenzaron a debatir con él. Eran judíos de Cirene, Alejandría, Cilicia y de la provincia de Asia. Ninguno de ellos podía hacerle frente a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba Esteban”. Cuando permanecemos recibiendo vida, poder y sabiduría de la presencia de Dios y su palabra, se manifestará en nosotros la capacidad de responder con el poder del Espíritu Santo y su sabiduría, frente a cualquier situación que nos toque enfrentar. El Espíritu Santo va llenando todo nuestro ser, uniendonos de forma tal a Jesús, que comenzaremos a andar, desear, pensar y hablar de acuerdo a todo lo que Él es. Y cuando sea necesario, añadirá en nosotros palabras de sabiduría y un entendimiento extraordinario que nadie podrá enfrentar ni resistir. La presencia de Dios era tan fuerte en la vida del discípulo Esteban que dejaba a todos asombrados con la sabiduría y Espíritu de poder que fluían de Él.


Tomado de Avanzapor mas

Sunday, December 6, 2015

No actúes por envidia o rivalidad


La sabiduría de lo alto te encamina hacia la motivación y el entusiasmo, te quita el desgano, el desaliento y te levanta para que tengas fuerzas que expanden tu potencial. No hagas nada por rivalidad, actúa por propósito y por amor.

En Santiago 3:14-16 dice: “Pero si ustedes tienen envidias amargas y rivalidades en el corazón, dejen de presumir y de faltar a la verdad. Ésa no es la sabiduría que desciende del cielo, sino que es terrenal, puramente humana y diabólica. Porque donde hay envidias y rivalidades, también hay confusión y toda clase de acciones malvadas”.
La sabiduría que desciende del cielo, nunca nos hace actuar por estos malos sentimientos. Para muchos, la rivalidad o la envidia es un motor motivador para competir solo por superar a otros. Cuando una motivación proviene de la envidia, no termina con buenos frutos, porque no en esa clase de acciones no hay sabiduría del cielo. La envidia revela una estima herida, ignorancia del plan de Dios, y un corazón egoísta. Cada vez que alguien actúa por rivalidad, está cerrando la puerta de su propia bendición. Nuestro actos deben estar basados en saber que todos tenemos una gran misión y por los sueños que Dios puso en nuestro corazón, pero nunca en intentar ser superiores a los demás, para sentirnos mejor. Enfócate en tus dones, en tus sueños y da lo mejor de ti, admirando a su vez, a aquellos que sean un buen ejemplo a seguir.

Oremos así:
“Dios Padre, hoy renuncio a toda clase de envidia y rivalidad. No actuaré para competir con otros, enséñame a expandir todo mi potencial y a ser una bendición para todos, te lo pido en el nombre de Jesús. Amén”

 


Tomado de Avanza por mas

Nunca pierdas la iniciativa de orar

Dios te defenderá, sus oídos están atentos a las oraciones de sus hijos. El hará justicia en tus asuntos, no tardará en responder. No dejes de orar, aunque parezca que no sientes al Señor, Él está, Él te escucha.

En Lucas 18:1-8 se encuentra la parábola de la viuda y el juez injusto. En ella Jesús pone el ejemplo de una indefensa viuda, que exigía a un Juez que le hiciera justicia, pero este juez no tenía respeto por Dios ni por los hombres. Sin embargo, la viuda insistió en su exigencia sin desanimarse, y el juez, por cansancio, le hizo justicia. Luego Jesús nos enseña que si un juez injusto podía responder favorablemente, solo para que no lo molestaran más, ¿cuanto más Dios, no responderá las oraciones de sus propios hijos?. Muchas veces, tenemos la sensación de que orar no da resultado, no nos fluye ninguna fe, no sentimos la unción, ni motivación. Pero nosotros debemos hacerlo por fe, sabiendo que Dios es verdadero y escucha a todos sus hijos. Las oraciones no deben hacerse sólo porque tenemos un fuerte sentimiento. Debemos tomar la decisión de comenzar a orar y proclamar la palabra de Dios siempre. Esto desatará poco a poco un fluir que soltará nuestro espíritu, hasta poder percibir el poder de Dios y recibir la respuesta. Lo sientas o no, nunca pierdas la iniciativa de orar.

Hagamos juntos esta oración:
“Querido Dios, enséñame a orar hasta fluir en tu presencia, renueva mis pensamientos. Desata un nuevo poder para orar con fe cada día, lo pido y declaro en el nombre de Jesús. Amén


Tomado: Avanza por mas


Tuesday, November 3, 2015

Nada Puede MALDECIR Lo Que Dios ha BENDECIDO

No hay maldición que te pueda alcanzar cuando tu vida permanece conectada al Señor Jesús. Nada lo puede vencer a Él, y por consecuencia, nada te puede derrotar a ti. Eres más que vencedor. Toda maldición en tu contra, inevitablemente, se convertirá en bendición.

“Entonces el rey Balac le reclamó a Balaam: —¿Qué me has hecho? Te traje para maldecir a mis enemigos. ¡En cambio, los has bendecido! Pero Balaam respondió: —Yo hablaré solamente el mensaje que el Señor ponga en mi boca”. El rey Balac era enemigo del pueblo de Dios, y mandó a llamar al profeta Balaam para maldecir a Israel. Balaam le dijo que solo diría lo que Dios pusiera en su boca, entonces cuando abría la boca solo salían bendiciones hacia Israel. Lo probó de diferentes formas, sin embargo, lo único que pudo hacer fue bendecir al pueblo del Señor. Nosotros como pueblo de Dios, y si permanecemos en Cristo, las maldiciones no nos alcanzarán. Al estar unidos a Jesús somos parte de su reino, las maldiciones que vengan a un país, o quieran venir sobre nosotros, se convertirán en bendiciones. Cristo clavó todas las maldiciones en la Cruz: la esclavitud espiritual, la escasez, la opresión, la amargura, las enfermedades, la condenación y la culpa, fueron clavadas en la cruz del calvario, por eso nadie puede maldecir lo que Dios ha bendecido. Nosotros estamos en este mundo, pero nuestra ciudadanía pertenece al reino de los cielos. Así lo dice el salmo 91:7 “Podrán caer mil a tu izquierda, y diez mil a tu derecha, pero a ti no te afectará”.



Tomado de avanza por mas

Friday, June 19, 2015

PASAJES ILUSTRADOS DE LA BIBLIA

RECONOCE ESTAS ESCENAS, SE ANIMA A ESCRIBIR CUALES SON?..

1


2


3


4


5


6


7

8 


9


10 


11


12




Sunday, June 14, 2015

Dios te quiere ayudar en cada tarea cotidiana

En cada tarea cotidiana de tu vida y en cada detalle diario, El Señor te quiere ayudar. Ora y búscalo en cada momento y confía en Él, porque si le abres la puerta para que intervenga, todo será mejor.
En 1 Tesalonicenses capítulo 5 versículos 16:18 dice: “Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.”. Hay momentos especiales donde buscaremos a Dios intensamente y por un tiempo prolongado, pero también debemos acostumbrarnos a orar en todo momento y en toda situación. La biblia nos dice: “oren sin cesar, den gracias en toda situación”. No creamos que Dios solo está en determinados lugares o solo cuando hacemos ciertas cosas específicas, podemos invocar al Señor en todo momento, podemos hablar con el Espíritu Santo todo el día, meditando junto a Él e intentando escucharlo y pensar más claramente para tomar decisiones. El Señor te quiere ayudar en todo lo que haces, en todos los proyectos y tareas cotidianas, te quiere dar fuerza, sabiduría y excelencia en todo momento. Ne dejes hoy de contar con la ayuda de Dios durante el día, Mantén presentes sus palabras en tu boca y corazón.

Oremos de esta forma: “Señor ayúdame en cada tarea que deba realizar hoy, dame sabiduría y discernimiento para tomar decisiones. Cierro mis oídos a escuchar malas noticias y malos consejos, solo tu palabra estará en mi boca y pensamientos en el nombre de Jesús. Amén”.



Tomado de Avanza Por Mas

Nada podrá jamás separarnos del amor de Dios



Dale hoy gracias a Dios porque su amor está sobre ti, nada podrá jamás separarte de su amor. Si permaneces siguiendo a Jesús, todo lo que te sucede no escapará de su mano, en cada paso que des, habrá un nuevo tiempo y bendición.

En Romanos 8:38-39 (NTV) dice: “Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios. Ningún poder en las alturas ni en las profundidades, de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor”. Tu unión y permanencia en la fe es la más grande fortaleza que puedas tener, de esta fe se desprenden todos los frutos en tu vida. Si decides seguir a Jesús, ninguna condenación ni culpa hay para ti. En Él, no solo eres perdonado, sino también restaurado a una nueva vida de paz y fortaleza. Todas las abundantes promesas de Dios, materiales y espirituales, proceden de la única puerta que Dios abrió para acceder a Él: La fe en su Hijo. Mientras no decidas abandonar a Dios, Él promete jamás hacerlo contigo. Si Jesús es tu Señor y Salvador, entonces, tu vida está en sus manos, y en cada paso que des, Él te ayudará.


Tomado de Avanza por mas