Monday, March 28, 2016

La Palabra Sigue Actuando en Ustedes: los que Creen

Lo que llena tu vacío interior, y te da satisfacción en la vida es la palabra de Dios. Todos los seres humanos necesitamos recibir la vida que hay en la palabra de Dios y hoy es tu día de llenarte y alimentarte para enfrentar los desafíos que tienes por delante.


1 Tesalonicenses 2:13 dice: “nunca dejamos de darle gracias a Dios de que cuando recibieron su mensaje de parte nuestra, ustedes no consideraron nuestras palabras como solo ideas humanas. Tomaron lo que dijimos como la misma palabra de Dios, la cual, por supuesto, lo es. Y esta palabra sigue actuando en ustedes los que creen”.

Sea quién sea que seas, o sea cual fuere la tarea a la que te dediques, todos, sin excepción, necesitamos vivificar nuestra vida espiritual con la palabra de Dios, necesitamos escuchar la voz de nuestro Padre celestial. La palabra de Dios está viva, y una vez que ingresa a nuestros corazones, no se queda quieta, ni se estanca, sino que se mueve para echar raíces, porque esa vida nunca dejará de ser. Las palabras de Dios están y continuarán actuando en todo momento, son como una semilla en el tierra, como un nuevo brote, una espiga que no deja de crecer y dar fruto. Cada nueva revelación nos va completando, nos limpia, nos enseña, es el pan que da vida al mundo, la luz que nos quita la oscuridad interior. Es como el sol de cada mañana, que llega para alumbrar y alimentar todo. Busca siempre tu alimento de la palabra de Dios para no quedar débil y vacío .

Cuando Tus Fuerzas Se Agotan, el Poder de Dios Te Sorprende



Si te has frustrado una y otra vez, y tus fuerzas están agotadas, es porque llega un tiempo a tu vida que todo lo que no pudiste lograr en tu capacidad, lo podrás realizar porque Dios te da su favor sobrenatural.

En Lucas 5:4-5 dice: “Lleva la barca hacia aguas más profundas, y echen allí las redes para pescar. —Maestro, hemos estado trabajando duro toda la noche y no hemos pescado nada —le contestó Simón—. Pero como tú me lo mandas, echaré las redes.”

Pedro y sus compañeros de barca habían estado intentando pescar sin éxito durante toda la noche, luego de esto Jesús llega y le pide a Pedro entrar a su barca para predicar a las multitudes que lo seguían. No pareció hacer mucho efecto en Pedro la prédica de Jesús, ya que estaba exhausto y desanimado. Luego Jesús le pide que tire de nuevo las redes para pescar, y algo incrédulo, Pedro dice que lo hará por obediencia a su orden, esto dió como resultado una pesca tan grande que éste se atemorizó y debió pedir ayuda para sostener la cosecha. Ésta fue una de las lecciones más grandes aprendidas por Pedro: “que separados de Jesús, nada podemos hacer”. Nuestras fuerzas se agotan, tus intentos han fallado en obtener resultados, pero el Señor te muestra hoy que eches la red en su palabra, que su poder lo supera todo y debes obrar en fe. Jesús te envía a no bajar los brazos, porque una gran cosecha te espera.



Tomado de avanza por mas

Jesús Quitó lo que Impedía el Contacto con Dios



Ya nada puede impedir que nos conectemos con Dios. Hoy puedes recibir su amor, y sentir su presencia. Jesús se encargó de ser nuestra pascua, lo que significa que quitó la barrera que nos separaba del creador.


La Biblia nos dice en Mateo 20:28 que Jesús no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos. Dios, en la antigüedad necesitó liberar a su pueblo de la esclavitud, y protegió a su pueblo de la muerte con la sangre de un cordero, con la que debían pintar la entrada de su casa. Esto resultó en que el opresor Faraón de Egipto, liberara a los judíos para siempre. Cristo vino a morir en la cruz, porque el pecado y la maldad que habitan en el corazón del hombre, nos separan de Dios. Todos necesitamos conectarnos con Dios para sentir su amorosa presencia, y Jesús en la cruz, fue quien nos abrió el camino por el derramamiento de su sangre, que al igual que la pascua judía, que cada año recuerda aquella liberación por la sangre de un cordero, hoy nosotros, la recordamos por el sacrificio de Jesús, que por su inocente sangre derramada, es actualmente nuestro cordero, que fue sacrificado para nuestra eterna salvación. Si hoy decides ser rociado por esa sangre preciosa, el poder de la maldición, el pecado y la desesperanza, desaparecerán de tu vida para siempre.

Tomado de avanza por mas

Saturday, March 19, 2016

La Fornicación 


TEXTO: 1 CORINTIOS 6: 18-19

INTRODUCCIÓN:
A lo mejor es un tema que no es muy popular o que no se escucha muy espiritual que se diga, pero es necesario tener conocimiento sobre este tema.

Que yo recuerde este tema casi nunca se habla en nuestras iglesias o casi nunca nos orientan a nosotros los jóvenes sobre como evitar caer en este pecado.

Quizá tu dirás ¿Este tema no va conmigo?, y a lo mejor tengas razón, pero debes de entender algunas de las consecuencias o efectos de caer en este pecado, para que en momento determinado puedas dar una palabra de sabiduría a alguna persona que este cayendo en este error.
También pueda darse el caso que estés cayendo en este pecado y te has acomodado a tal punto, que es algo rutinario para ti y ni siquiera sientes una pizca de arrepentimiento.

Es por esa razón que quiero dedicar este tema a todos aquellos que en algún momento de debilidad espiritual se dejaron llevar por los placeres de la carne cayendo en este pecado y por consecuencia están estancados sin saber que hacer para salir de el. Esas personas que saben que están cometiendo este pecado y no pueden salir de el porque el enemigo los ha atado con cadenas muy fuertes.
Es difícil hablar de este tema porque no es un tema muy agradable para el oído, pero créeme que muy importante el tener conocimiento de el, para no caer en el error. También es difícil en tan poco tiempo abarcar todos los aspectos de este tema, pero en una manera sencilla y práctica tratare de explicarte. 

DEFINAMOS, ¿QUÉ ES FORNICACIÓN?

• La fornicación (del latín fornix, bóveda, aludiendo a los locales donde ejercían las prostitutas) es todo tipo de relación sexual no matrimonial. En forma general, el acto de toda relación sexual ilícita, se denomina fornicación.

Según el Diccionario de la Lengua Española, Fornicar. (Del lat. fornic?ri). Tener ayuntamiento o cópula carnal fuera del matrimonio.

La Fornicación es cuando ocurre un intercambio sexual íntimo entre dos personas que no están casadas. En otras palabras, Fornicación es Sexo fuera del matrimonio.

¿CÓMO SE CAE EN LA FORNICACIÓN?

Muy bien ahora que ya definimos lo que significa Fornicación, voy a presentarte algunas de las razones por las que puedes caer en fornicación. Quiero aclarar que me voy a enfocar mas hacia la fornicación entre los jóvenes, es por eso que las situaciones que voy a exponer son situación que entre los jóvenes pueden pasar. 

Hay tres en especial de las cuales quiero hablar:

Cuando en un noviazgo se pierde el respeto: me quiero detener un momento en este punto, pues cada semana recibimos muchas cartas de jovencitas o jovencitos que en sus noviazgos se han perdido el respecto estando a punto de caer en la fornicación, y en otros casos cayeron en fornicación.

Mira si tu novio(a) realmente te ama, querrá esperar hasta el matrimonio para tener sexo contigo, en Cristo no tiene valor la frase: “si me amas demuéstramelo” (esto para tener relaciones sexuales), en el cristianismo la frase tendría que ser: “si me amas, te esperaras”.

Jóvenes no permitamos que el respeto se pierda en los noviazgos, jovencita no permitas que tu novio te manoseé, ni muchos menos que toque partes intimas tuyas. No tengas temor de decirle que se detenga, no creas que si lo haces el o ella ya no te querrá, es mejor que se aleje de ti, que de robarte una de las cosas mas preciadas que Dios te ha regalado que es la virginidad.

Por otra parte si eres un varón y tu novia te esta insinuando constantemente el hecho de tener relaciones o las caricias están llegando a limites de casi tener sexo, es mejor que huyas, como lo hizo José, eso no quiere decir que eres del sexo contrario ni que te falta hombría, eso quiere decir que eres un hijo de Dios que quiere ser fiel en medio de un mundo infiel. No te sientas comprometido a realizar algo que sabes muy bien que ofenderás a Dios. 

Lo mas recomendable en el caso que en un noviazgo se pierda el respeto es:
1. Hablar con tu novio(a) que no son correctas las caricias que están habiendo.

2. Mejorar la relación personal de Dios de cada uno, porque si las caricias se están pasando es señal que el porcentaje espiritual esta bajo.

3. Evitar todo contacto físico que puede llevarte a caer en el pecado.

4. Si eso persiste evita también el estar a solas con tu novio(a), es una de las recomendaciones que te permitirá no caer en este tipo de errores.

5. Por ultimo algo muy importante: No hagas nada que no hicieras si Jesús estuviera en persona frente a ti mirándote.

6. Y si aun todo esto no funciona, lo mejor es orar a Dios pidiéndole dirección si la persona que tienes como novio(a) realmente es la que el te esta dando o no es el(ella), porque si realmente es la persona que Dios te dio entonces te respetara y te esperara todo el tiempo que sea necesario. 


Cuando nuestra mente se llena de imágenes sexuales: 
si eres una persona que no evitas el observar imágenes de sexo, entonces estarás mas propenso a caer en la fornicación. Si estas observando pornografía en canales de televisión, revistas o en el Internet, tu mente se llenara de tantas imágenes y tu cuerpo de deseos carnales. No esperes que si tu mente se llena de pornografía tu cuerpo no sentirá nada. Muchos incurren en la masturbación, en pocas palabras una simulación de sexo en el también es un pecado, pues estas satisfaciendo los deseos de la carne antes que los del Espíritu. Una persona que esta atada a la masturbación es una persona que a las primeras de cambio querrá tener sexo con su novia, o con cualquier mujer para satisfacer sus instintos sexuales.

Por presión de nuestros “amigos(as)”: Muchos jóvenes cae en fornicación por presión, en las escuelas, colegio o universidades, siempre habrá presión y verán el sexo como algo normal y que puedes realizar cuando tu quieras y con quien tu quieras. Algo que realmente va en contra de los principios celestiales pues el plan de Dios es que nos guardemos para el matrimonio. Aquel que “amigo” que te presiona a tener sexo no es tu amigo, porque un amigo nunca querrá la perdición espiritual de ti.


CONSECUENCIAS DE LA FORNICACIÓN.

Definitivamente tenemos que tener algo muy claro: “Los Fornicarios no entraran al reino de los cielos”, (1 Corintios 6: 9-10). Cuando habla sobre los Fornicarios habla sobre aquellas personas que están practicando la fornicación deliberadamente, es decir que viven acomodados a ese pecado sin haber en ellos un arrepentimiento. Por otro lado también puede ser el caso de una persona que aunque no practica a menudo este pecado, lo halla cometido y aun no se ha arrepentido.

La fornicación sin lugar a dudas es un pecado que te roba autoridad de Dios, que te hace sentirte sin valor y que no te dejara prosperar en el Señor.

Dios ama al pecador, pero aborrece el pecado, es decir que Dios tiene siempre una nueva oportunidad para ti, para que puedas arrepentir de los actos con que lo estas ofendiendo, a lo mejor puedes decir: “es mi vida y hago con ella lo yo quiero”, esta muy equivocado, la Biblia dice que somos templo y morada del Espíritu Santo y que nuestro cuerpo le pertenece a Dios. 


Entre las consecuencias de la Fornicación podemos citar:

1. Un embarazo no deseado, muchas chicas por “probar” que se siente tener sexo han quedado embarazadas, trayendo al mundo un hijo que no deseado que no tiene la culpa de los actos irresponsables de sus padres.

2. Una enfermedad venérea, muchos al practicar la fornicación deliberada, asisten a lugares en donde lo que encontraran será una enfermedad que puede atentar contra su vida, otros guiándose por sus instintos sexuales tienen sexo con cualquier persona, sin saber cuales son los pasos en los que esa persona anda.

3. Perdida de la autoridad de Dios, hablando espiritualmente la fornicación te hará ir perdiendo la autoridad de Dios progresivamente, Dios no tendrá al injusto por justo, la Biblia dice que el Ojo de Jehová esta en todas partes y El sabe muy bien en lo que tu andas.

4. Perdida de Privilegio, muchos grandes servidores han caído en fornicación y por lo consiguiente no han podido seguir llevando a cabo los privilegios que en su congregación tenían, echando a perder todo el esfuerzo que un día hizo por llegar hasta donde estaba.

5. La peor consecuencia de la Fornicación es, perder la gracia de Dios y no entrar en el Reino de los Cielos, pues la Biblia es clara en decir que los fornicarios no tendrán entrada en el Reino de los Cielos.
Es una lastima perder la eternidad por unos minutos de placer carnal, es una lastima batallar tanto tiempo por un momento de satisfacción. Pienso que no vale la pena perder todo lo que Dios nos ha dado, por un momento en el que nuestra carne es atraída a cometer el pecado.

Tienes que entender algo, cuando venimos a Cristo nuestro espíritu y nuestra alma son renovados, pero nuestro cuerpo sigue siendo el mismo, es decir que los placeres y deseos siempre estarán ahí, pero nuestro espíritu que es el que esta en comunicación constante con Dios nos dará la fortaleza para poder resistir todo ataque del enemigo. 

A continuación te exponga algunas preguntas con su respectiva respuesta sobre este tema:
¿Qué hacer si estoy a punto de caer en la Fornicación? R/ ¡¡¡Huye!!!, el huir del pecado es Bíblico y el mejor ejemplo es José, también Pablo le decía en una de sus cartas a Timoteo: “Huye de las pasiones juveniles”, huir del pecado es lo mejor que podemos hacer, es decir que si tu sabes que estas apunto de caer en el pecado ¿Qué estas esperando para irte de ese lugar?, Dios te recompensara al no caer en el pecado y te sentirás orgulloso(a) de no haber fallado, por el contrario si accedes al pecado, te sentirás culpable y el enemigo mandara a tu mente tantos pensamientos negativos que no te dejaran prosperar en tu vida espiritual.

¿Si mi novio(a) me dice que me ama y que por eso quiere tener sexo conmigo? R/ Si te ama te esperara, y si te ama también te respetara, el amor va mas allá del sexo, el amor no es solo carisias y contacto físico. Si tu entiendes eso te darás cuenta que el amor es compresión, respeto, paciencia, bueno para no hacértelo mas largo 1 Corintios 13.

¿Qué hacer si ya cai en Fornicación? R/ no voy a juzgarte, pues ni Jesús lo haría, pero si ya caíste en la fornicación, debes de pedir perdón a Dios y renovar tu pacto con El, pero ese arrepentimiento no puede ser solo de labio, sino un arrepentimiento de todo tu corazón, toda tu alma y todo tu ser, en pocas palabras es: estar totalmente arrepentido de tu acto y convencido que le fallaste a Dios por lo cual buscas su perdón pues jamás lo volverás a cometer. Un de los pecados que no se perdonan son los que no se confiesan, si tu nunca confiesas tus pecados delante de Dios no encontraras perdón. Una de las cosas que tienes que entender es que si le pediste perdón a Dios con todo tu ser, debes sentirte perdonado(a) no puedes martirizarte pensando cada día en el error que cometiste, debe entender que cuando Jesús te Perdona, es un perdón TOTAL, sin reclamos ni resentimientos. Tu mente humana no entenderá el perdón de Dios, pues el amor de El sobrepasa nuestro entendimiento. 

¿Qué hacer si la fornicación se ha vuelto en mi una atadura que no puedo superar? R/ No hay obstáculo que no se pueda superar, porque sino la palabra de Dios fuera mentirosa, Filipenses 4:13 dice: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, pero un momento, debes de entender paso a paso este versículo y no utilizarlo como un amuleto, frase o cosa semejante. Dice: “TODO” y todo es TODO, “LO PUEDO”, en pocas palabras puedes hacerlo, pero ¿Cómo?, “EN CRISTO” esta parte es la mas importante, “EN CRISTO” es decir que para estar en Cristo tienes que tener un comunión con el, claro que no podrás si has dejado de orar, de leer la Palabra, de congregarte o servir, pues no estarás en Cristo, estar “EN CRISTO” va mas halla de congregarte, es tener una comunión verdadera con Él, es depender de Él y confiar en Él pues Él te “FORTALECE”. Mientras tu no estas en Cristo, no podrás superarlo, tienes que rendirte a ti mismo, reconocer tus debilidades y someterte a Dios, en pocas palabras buscarlo con un corazón sincero.

CONCLUSIÓN:
Amigo que me lees o me escuchas, debes entender que la fornicación es un pecado que te ata y que quiere robarte toda la bendición de Dios, es necesario que te arrepientas de todo corazón y con toda sinceridad puedas llegar delante de tu Padre Celestial para que el pueda renovarte.
Esto no es un juego, sino mas bien es algo de vida o muerte y vida eterna o muerte eterna, es por eso que termino con lo que la Biblia dice acerca de la Fornicación:

Las Ataduras de la Pornografia

TEXTO: 1 CORINTIOS 6: 19, 20


INTRODUCCIÓN:
Las Pornografía es una de las armas que el enemigo esta utilizando en estos tiempos para hacer caer a los hijos de Dios.
Probablemente, la pornografía es el fracaso moral más singularmente común entre los hombres Cristianos, especialmente hombres involucrados en ministerios.
Para iniciar queremos definir ¿Que es Pornografía?

DEFINAMOS QUE ES LA PORNOGRAFÍA

(Del griego “pornee”: prostituta y “grafein”: escribir) Literatura de tema sexual rechazada moralmente.

Pornografía es un conjunto de materiales que muestran órganos genitales o actos sexuales y que se exhiben y/o contemplan con una determinada actitud que, normalmente, tiene por objeto la masturbación o, al menos, excitación de quien busca este tipo de materiales. Estos materiales normalmente se producen por interés lucrativo, aunque Internet ha introducido la posibilidad de acceder y producir gratuitamente este tipo de materiales. 

Mientras que sí hay personas que no consideran que el ver pornografía, especialmente pornografía “blanda,” sea un problema serio y peligroso, encuestas que se han llevado a cabo demuestran que la pornografía tiene las siguientes consecuencias:

La pornografía contribuye a la disfunción sexual en el hombre.
La pornografía estimula el interés en la perversión y fomenta en el vidente el actuar sobre lo que ha visto.

La pornografía exhorta hábitos sexuales que destruyen la dignidad y desvaloran a ambos participantes; por lo tanto, es dañino aún dentro del matrimonio.
La pornografía crea ideas no realistas sobre como deben de ser los cuerpos femeninos y, sobre el deseo y prácticas sexuales. Estas ideas erróneas crean descontento en un matrimonio.

La pornografía crea una impresión falsa en el vidente sobre sus propias capacidades sexuales.

La pornografía puede ser adictiva. Ciertamente es un instrumento poderoso que el enemigo usa contra la sociedad de hoy. Puede llevar a un hombre a toda clase de problemas en su vida, incluyendo la pérdida de su ministerio. Si usted está pasando por una lucha contra la pornografía, o si conoce a alguien que lo está
haciendo, considere los siguientes pasos hacia la libertad.


VENCIENDO LA PORNOGRAFÍA

1. No niegue que el ver pornografía es algo serio (Proverbios 4:23).
En el instante que permita la imagen de alguna mujer, aparte de su esposa, entrar a su imaginación, crea un deseo por esa imágen y, a la misma vez, un descontento con la mujer que Dios le ha dado.

2. La pornografía y la masturbación van mano a mano – no podrá vencer una sin conquistar la otra.

Pocos hombres pueden ver la pornografía sin acudir a la masturbación. La pornografía, con sus consecuencias de imágenes sexuales internas, crea el estímulo necesario para masturbar. Un autocompromiso para vencer la pornografía tiene que ser acompañado por otro compromiso para ya nunca masturbar. 

3. Dese cuenta que al ver pornografía se forja una fortaleza maligna mental y emocional. (II Corintios 10:4-5) Cuando los deseos carnales que surgen se combinan con imágenes pornográficas, el resultado empuja a la persona a tener un gran deseo interno de ver más material pornográfico y de actuar sexualmente lo que vió.

4. Saque su hábito de ver pornografía “fuera de su escondite” y “hacia la luz.” (Santiago 4:6; 5:16)
Así como sucede con el pecado, mientras más se mantenga en secreto, la pornografía traerá consigo un sentido de vergüenza y de más poder sobre el hombre que la practica. Confesar su problema a otra persona de confianza o a un consejero es generalmente el primer paso necesario para romper el poder de la pornografía sobre su vida. El confesar a otra persona requiere su humildad, invita la gracia de Dios, lo libera de la vergüenza y convoca la oración de liberación a su favor. La vergüenza, el orgullo y la negación son los obstáculos principales para obtener liberación.

5. En lo general, oraciones de “liberación” son de requisito para romper el poder de la pornografía sobre su vida.

Ver pornografía tiene un gran poder adictivo para la mayoría de los hombres. Cuando algo le controla y se siente sin poder de hacer lo correcto, puede ser que una influencia demoníaca esté demostrando su presencia.

6. Haga limpieza en casa y cambie las rutinas en su vida.
El enfrentarse a un problema difícil como la pornografía sin primero cancelar la televisión de cable y conecciones del internet no censuradas es pedir el fracaso continuo. También debe de alterar sus rutinas cotidianas que puedan traerlo en contacto con la pornografía o estimular su deseo por la misma. Por ejemplo: evite ver películas restringidas o prohibidas pues la mayoría contienen nudismo. No haga compras en tiendas que, aparte de vender mercancía común y corriente, también vendan material pornográfico. Si es necesario, cambie su ruta de ir y venir de la casa al trabajo, etc.

7. Si estos pasos fallan en traerle libertad, busque ayuda profesional.
En ocasiones, una atadura pornográfica puede estar vinculada a otros problemas incluyendo imbalances químicos los cuales tienen que ser rectificados antes de que la liberacion pueda ocurrir. Siempre busque a un consejero que valore su lugar en el ministerio y que comprenda como Dios sana este tipo de problema.


CONCLUSIÓN:
La mejor forma de recibir liberación de estas ataduras es entregándole por completo tu vida a Jesús y Permitiendo que el sea quien tome las riendas de tu vida, renuncia a tus esfuerzos humanos que te han llevado a fracasar en tu intento de renunciar a este habito que ofende a Dios, es momento que dejes que Jesús tome tu vida y la transforma para hacerte una nueva Persona.

La Oración en el Ministerio Cristiano


El lugar para empezar en ministerio efectivo es en oración efectiva. Si comprendemos la simpleza y el poder del don de la oración, entonces veremos que este ministerio está abierto a cada uno de nosotros.




Santiago 5.13-18; Isaías 64.4; Juan 14.12-14

Después de todo, ¿qué es este ministerio sino la aplicación del poder de Dios a cualquier situación en que nos podemos encontrar? Todos podemos hacer esto mientras llegamos a confiar en el hecho de que Dios oye nuestras oraciones y las contestará con poder.

El poder no nos pertenece a nosotros sino a El. Lo que El está buscando en nosotros es la apertura hacia su obra, para poder trabajar a través de nosotros y usarnos en cualquier situación en que El elija colocarnos. Somos agentes móviles del Reino de Dios, y El quiere que estemos disponibles, y a través de este ministerio de oración desatar por medio de nosotros el poder del cielo en las vidas y circunstancias de la gente a nuestro alrededor cada día.

El poder de la oración

John Wesley dijo una vez: “Parece como si Dios estuviera limitado por nuestra vida de oración, que no puede hacer nada por la humanidad a menos que alguien se lo pida”. Dios ha escogido limitarse a Sí mismo a trabajar a través de seres humanos como tú y yo, pero El sabe lo que está haciendo. El mandó a su Hijo, en forma de hombre, porque sabía que su amor necesitaba ser encarnado. Sólo entonces el hombre podría comprender la medida de Su amor por la humanidad y la profundidad del cariño de su corazón.

Por el uso de nuestra oración podemos llegar a ser el poder de Dios para otros hombres y mujeres. No es, entonces, algo que es ajeno y apartado de ellos, sino que así como nos acercamos a ellos el poder de Dios se acerca a ellos y pueden experimentar por sí mismos el poder vivo y la realidad de Dios (Santiago 5.16-18). Dios quiere dar su perspicacia en toda situación y quiere dar su Palabra para el momento, y la oración muchas veces es la manera en que lo hace.

El privilegio de la oración

Es muy simple traer a alguien o alguna situación en oración a Dios. Dos palabras Neotestamentarias para “oración” son “deomai” y “erotao” que sencillamente quieren decir “desear algo” y “preguntar o inquirir acerca de algo”. La eficacia de nuestro ministerio con otras puede estar en el hecho de que tomemos el coraje y tiempo de preguntarles si podemos orar con ellos, y cuando oramos, sencillamente traerles al Padre que sabe lo que es mejor para ellos. Jesús dijo: “Pedid, y se os dará; buscad y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe, y el que busca halla; y al que llama se le abrirá”. (Lucas 11.9-10)

La responsabilidad de la oración

Otra palabra en el Nuevo Testamento para “oración” es “proseuchomai” que significa “derramar” o “persistir en oración” (p. ejemplo. Mateo 5.44; Lucas 18.1; Lucas 9.28-29; Marcos 9.29). La oración en esta manera no es una opción para el discípulo, sino una necesidad. Dios la busca. Nos recuerda también que nuestra oración está dirigida al Padre; no es un ejercicio de autosugestión; es por eso que Jesús dijo que no necesitamos balbucear o repetir nuestras oraciones sin sentido.

La eficacia de la oración

La oración nos es dada por Dios como una herramienta poderosa y eficaz con la que El puede llegar a la vida de otros hombres y mujeres y traerles su poder y sanidad. Dios, ha escogido la oración como el instrumento para la liberación de su poder en la tierra a través de cristianos creyentes. Dios puede pedirnos que nos neguemos en alguna forma de ayuno para intensificar nuestra eficacia en la oración, dando a Dios en vez de a nuestra propia vida carnal.

El Padre espera en nosotros para hacer su voluntad. Quiere llevar a cabo sus propósitos a través de nuestra vida (Isaías 64.4; Jeremías 33.3). Su llamamiento a través de Ezequiel (Ezequiel 22.30) era para gente que se pusiera en la brecha por otros, para salvarles de la destrucción. Nuestro mundo hoy está lleno de destrucción y va directo hacia la destrucción.

Dios quiere usarnos para liberar hombres y mujeres de ella y traerles al Reino de su luz y poder. S.D Gordon dice:
“En su significado más sencillo la oración tiene que ver con el conflicto. Entendido correctamente, es el factor decisivo en un conflicto espiritual. La escena del conflicto es la tierra. El propósito del conflicto es decidir el control de la tierra y sus habitantes.

Este es un hecho. Cada vez que oramos con eficacia por otra persona la salvamos del control de Satanás y la liberamos de la esclavitud espiritual. Es otro trozo de territorio reclamado para Cristo.

El ejercicio de la oración

Todo el secreto de orar con otra persona consiste en estar abierto a la guía y motivación del Espíritu Santo, para que El pueda llevarnos en la dirección que le parezca mejor. La práctica hace la perfección en el área del ministerio de oración. La experiencia es un gran profesor y pronto llegaremos a ser mucho más agudos a las necesidades de la situación por medio de la guía del Espíritu Santo. Existen cuatro niveles de oración cuando ministramos a otros:

1. Orar con
Aquí es donde nos identificamos con la otra persona en su petición al Padre y nos ponemos de acuerdo con ellos en fe de que su oración será contestada (Mateo 18.19).

2. Orar por
Aquí es donde hemos identificado las necesidades de la otra persona y las traemos a la presencia de Dios por la oración (Santiago)

3. Orar en
En esta oración recibimos poder de Dios en una manera directa y transmitimos aquel poder por nuestra oración a la otra persona. Actuamos como el mediador entre la persona y Dios.

4. Orar contra
A veces somos guiados por el Espíritu de Dios en un área de guerra y resistencia espiritual. Aquí, hay una fuerte humildad de espíritu y una profunda dependencia de la guía del Espíritu Santo. La oración es un movimiento de resistencia contra las realidades espirituales del mal. Es importante clamar al Señor en esta situación y pedirle que repudie a Satanás porque tú eres el representante de Jesús en esta situación.

El lugar donde empezar la oración por otro, es escuchando a la otra persona en tu espíritu. No escuches solo al exterior, es decir, sus palabras y opiniones. El Espíritu Santo te ayudará a oír por la comunicación de aquellos dones necesarios en la situación. Haz unas preguntas sencillas para que tengas clara la dirección de tu oración. Si es obvio que te encuentras fuera de tu alcance y necesitas ayuda, entonces sugiérelo a la otra persona, busca ayuda y vuelve a la situación con el apoyo y confianza de otro cristiano con más experiencia. Si entregamos nuestra vida al Señor cada día, descubriremos que por su mano mansa nos llevará a toda clase de situaciones preparadas por el Señor para que entremos en el ministerio de oración.

Imposición de manos

Cuando oremos en un nivel personal por otra gente muchas veces es de ayuda imponer manos en su cabeza como señal del toque de Dios en su vida. Mucha gente no ha experimentado el toque del amor de Dios y tu toque será el medio de abrirles al poder de aquel toque más profundo de Dios. Jesús mismo impuso manos en la gente cuando la situación era correcta (Lucas 13.13).

Hay algunas veces, sin embargo, que no es correcto imponer manos en una persona. Por ejemplo, orar con/por un miembro del sexo opuesto, o si existe una participación demoníaca, porque un espíritu diabólico puede ser tratado con mayor facilidad por el mandato de Cristo que con la imposición de manos. De todas maneras, es importante poder reclamar la cubierta necesaria para ti en toda ocasión de oración por otros. Pide la protección del Espíritu Santo y reclama la limpieza y el poder protector de la sangre de Jesús.

Ora sencillamente y con claridad y si Dios te da algo que decir a la persona, entonces díselo. Recuerda también que el ministerio de oración es la guerra espiritual en acción. S.D Gordon dijo:

“La oración es insistir en la victoria de Jesús; el retroceso del enemigo en todo sitio particular. El enemigo entrega solo lo que debe. Cede solo lo que le es arrebatado. Por tanto, el terreno debe ser arrebatado paso por paso. La oración debe ser definida”.

Tomado del libro: Los fundamentos de la vida cristiana

Los Gnosticos Quienes son? Que Creen? De donde vienen?

 


Uno de los factores importantes que enfrentaba la iglesia cuando se escribió el cuarto Evangelio (Escrito alrededor del año 100) era el surgimiento de la herejía en el seno de la iglesia. La iglesia enfrentó el surgimiento de los Gnósticos




La aparición de las herejías

Uno de los factores importantes que enfrentaba la iglesia cuando se escribió el cuarto Evangelio (Escrito alrededor del año 100) era el surgimiento de la herejía en el seno de la iglesia. Había pasado setenta años desde la crucifixión de Jesús. Por entonces la iglesia era una organización y una institución.

Se estaban pensando y afirmando teologías y credos; y era inevitable que el pensamiento de por lo menos algunas personas siguiera caminos equivocados, y resultara en herejías.

Muy rara vez una herejía surge cuando se acentúa indebidamente una parte, una faceta de la verdad. Podemos ver al menos dos de las herejías y errores que estaba tratando de combatir el autor del cuarto evangelio.

a)- Había algunos cristianos, en especial cristianos Judíos, que otorgaban un puesto demasiado elevado a Juan el Bautista. Había algo en Juan que fascinaba a los judíos. Juan pertenecía a la sucesión profética, y hablaba con la voz de los profetas.

De hecho sabemos que más adelante existió una secta aceptada de Juan al Bautista dentro de la fe judía ortodoxa.

En Hechos 19:1-7 nos encontramos con un pequeño grupo de doce hombres que están en los límites de la iglesia cristiana pero que nunca pasaron del bautismo de Juan. Una y otra vez, el cuarto evangelio relega a Juan, de manera silenciosa pero definitiva, a su propio lugar.

Una y otra vez el mismo Juan niega que él jamás haya pretendido o poseído el lugar supremo, y cede incondicionalmente ese lugar a Jesús. Ya hemos visto que en los otros Evangelios el ministerio de Jesús no comienza hasta después del encarcelamiento de Juan, mientras que en el cuarto Evangelio el ministerio de Jesús y el ministerio de Juan se superponen.

Juan puede muy bien haber empleado ese arreglo para mostrar el encuentro de Juan y Jesús, y cómo el Bautista había usado esos encuentros para reconocer, y alentar a otros a reconocer la supremacía de Jesús.

Se señala con todo cuidado que Juan no es esa luz (1:8). Se muestra a Juan renunciando en forma terminante a toda pretensión mesiánica (1:20; 3:28; 4:1; 10:41). Ni siquiera se permite pensar que el de Juan sea el testimonio más importante (5:36).

No hay en el cuarto evangelio crítica alguna a Juan; pero hay un reproche para aquellos que quisieran dar a Juan un lugar que corresponde a Jesús y nada más que a Jesús.

b)- En la época en que se escribió el cuarto Evangelio había cierta herejía muy difundida. Se le da el título general de GNOSTICISMO. Sin una comprensión somera de esta herejía se perderá buena parte de la grandeza y del propósito de San Juan.

La doctrina básica (que luego derivó en múltiples variantes) del gnosticismo era que la materia es esencialmente mala y el espíritu es esencialmente bueno. Los gnósticos pasaban a afirmar que siendo esto así, Dios no puede tocar la materia, de manera que Dios no creo el mundo. Lo que hizo Dios fue lazar una serie de emanaciones.

Cada una de estas emanaciones se alejó más de Dios, hasta que por último hubo una emanación tan lejana que pudo tocar la materia. Esa emanación fue la que creó el mundo. La idea en sí ya es suficientemente mala, pero la empeoraban con un agregado.

Los gnósticos sostenían que cada emanación conocía cada vez menos a Dios, Hasta llegar a un punto en que las emanaciones no sólo ignoraban a Dios sino que le eran hostiles. Así legaban, finalmente, a la conclusión de que el dios creador no sólo era distinto del Dios verdadero, sino que lo ignoraba y el era activamente hostil.

CERINTO, uno de los líderes de los gnósticos, afirmaba que el mundo fue creado, no por Dios, sino por cierto poder muy separado de él, y muy lejano de ese Poder que está por encima del universo, e ignorante del Dios que está por encima de todas las cosas.
Los gnósticos creían que Dios no tenía nada que ver con la creación del mudo.

Por eso Juan comienza su Evangelio con esta resonante afirmación: “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Juan 1:3) Por eso insiste en que “de tal manera amo Dios al mundo” (Jn. 3:26).

Frente a los gnósticos que tan equivocadamente espiritualizaban tanto a Dios que lo convertían en un ser que no podía tener nada que ver con el mundo, en respuesta a lo que sólo podía ser un mundo sin Dios, Juan presentó la doctrina cristiana del Dios que hizo el mundo y cuya presencia inunda el mundo que él hizo.

Las creencias de los gnósticos influían en sus ideas sobre Jesús, a las cuales afectaban en dos formas distintas.

(1)- Algunos de los gnósticos sostenían que Jesús era una de las emanaciones que procedían de Dios. Sostenían que Jesús no era divino en ningún sentido real; que sólo era una especie de semi-dios que estaba más o menos distante del Dios verdadero; que era sólo un eslabón más de la cadena de seres inferiores que estaban entre Dios y el mundo.

(2)- Otros afirmaban que Jesús no tenía un cuerpo real. Según sus creencias, Jesús no podía haber tenido un cuerpo. Un cuerpo es materia y Dios no podía haber tocado la materia; de manera que sostenía que Jesús era una especie de fantasma sin carne ni sangre reales. Afirmaban por ejemplo, que cuando pisaba el suelo no dejaba huellas, porque su cuerpo carecía de peso y sustancia.

Nunca hubieran podido decir: “Y aquel Verbo fue hecho carne” (Jn. 1:14). Agustín nos relata cómo, leyendo gran parte de las obras de los filósofos de su tiempo, había hallado mucho que se parecía a lo que estaba en el Nuevo Testamento, pero, decía: “`Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros` no lo leí allí.”

Es por eso que, en su primera epístola, Juan insiste en que Jesús ha venido en carne, y declara que cualquiera que niega ese hecho está movido por el espíritu del anticristo (1Jn. 4:3). A esta herejía en particular se la conoce con el nombre de DOCETISMO.

Docetismo viene de la palabra griega dokein que significa parecer; y se le da ese nombre a la herejía porque sostenía que Jesús sólo parecía ser un hombre.

(3)- Había algunos gnósticos que sostenían una variante de esa herejía. Afirmaban que Jesús era un hombre en quién el Espíritu de Dios penetro en el bautismo; ese Espíritu permaneció en él durante toda su vida hasta el final; pero como el Espíritu de Dios jamás podía sufrir y morir, lo abandonó antes de la crucifixión.

Según ellos la exclamación en la cruz fue: “Poder mío, poder mío, ¿Por qué me has abandonado?” Y en sus libros contaban de personas que en el monte de los Olivos hablaban con una forma idéntica a Jesús, mientras el hombre Jesús moría en la cruz.

De manera que las herejías gnósticas aparecían bajo la forma de una de dos creencias. Los gnósticos creían, o bien que Jesús no era en realidad divino sino simplemente uno en la serie de emanaciones de Dios, una especie de semi-dios, o que no era humano en ningún sentido, sino que era una especie de fantasma con forma de hombre. Las creencias gnósticas destruían tanto la deidad como la humanidad real de Jesús:

La humanidad de Jesús

El hecho que Juan se haya propuesto corregir estas dos tendencias gnósticas explica un doble énfasis paradójico que aparece en su Evangelio. Por un lado, no hay otro Evangelio que acentúe en forma tan absoluta la auténtica humanidad de Jesús.

Jesús se indignó con los que compraban y vendían en el templo (2:15); estaba físicamente cansado cuando se sentó junto al pozo cerca de Sicar en Samaria (4:6); sus discípulos le ofrecieron comida en la misma forma que se la hubieran ofrecido a cualquier hombre que sintiera hambre (4:31); siente simpatía por quienes sienten hambre y por aquéllos que experimentan temor (6:5,20);

Conocía el dolor y derramaba lágrimas como lo hubiera hecho cualquiera que estuviera de duelo (11: 33, 35, 38); en la agonía de la cruz el grito de sus labios secos fue: “Tengo sed” (19:28).
El cuarto Evangelio nos muestra un Jesús que no era ninguna figura docética, fantasmal; nos muestra alguien que conocía el cansancio de un cuerpo exhausto y las heridas de una mente y un corazón desconsolados. El que nos presenta el cuarto Evangelio es el verdadero Jesús humano.

La deidad de Jesús

Pero, por otro lado, ningún otro Evangelio nos presenta una visión semejante de la deidad y divinidad de Jesús.

(a) Juan subraya la pre-existencia de Jesús. “Antes que Abrahán fuese” dijo, “yo soy” (8:58). Habla de la gloria que tuvo con el padre antes que el mundo fuese (17:5). Una y otra vez se refiere a su descenso del cielo (6:33, 38). Juan veía en Jesús alguien que había existido siempre aun antes del comienzo del mundo.

(b) El cuarto evangelio acentúa más que cualquiera de los otros Evangelios la omnisciencia de Jesús. Juan considera que Jesús conocía, de manera evidentemente milagrosa, el pasado de la mujer de samaria (4:16-17); aparentemente sin que nadie se lo dijera sabía durante cuánto tiempo había estado enfermo el hombre junto al estanque (5:6);

Antes de hacer la pregunta conocía la respuesta de lo que le preguntó a Felipe (6:6); sabía que Judas lo traicionaría (6:61-64); supo que Lázaro Había muerto antes que nadie se lo dijera (11:14). Juan veía en Jesús alguien que poseía un conocimiento especial y milagroso, independiente de cualquier cosa que nadie le pudiera decir.

Según su concepto, Jesús no necesitaba formular preguntas porque conocía todas las respuestas.

(c) El cuarto Evangelio subraya el hecho, siempre según el punto de vista de Juan, de que Jesús siempre actuaba completamente por propia iniciativa y sin experimentar influencia alguna de ninguna otra persona.

No fue el pedido de su madre lo que lo movió a hacer el milagro de Caná de Galilea, fue su propia decisión personal (2:4); las palabras de sus hermanos no tuvieron nada que ver con la visita que hizo a Jerusalén durante la fiesta de los tabernáculos (7:10); ningún hombre le quitó la vida, nadie podía hacerlo; él la puso voluntariamente y ejerciendo su libre albedrío (10:18; 19:11).

Tal como lo veía Juan, Jesús poseía una divina independencia de toda influencia humana. Sus determinaciones y sus acciones eran resultado de su propia decisión.

Vemos, pues, que para enfrentar a los gnósticos y sus creencias extrañas, Juan nos presenta un Jesús que era indiscutiblemente humano y que, sin embargo, también era indiscutiblemente divino.